Escrito por: Flavio Lia

¿Por qué no se pasan?


Un profundo análisis acerca del principal problema de la Fórmula 1 actual: Los sobrepasos.



26 de septiembre de 2011


Un auto de Fórmula 1 tiene como medida promedio 5 metros. Por lo tanto para sobrepasar a un oponente, el piloto deberá generar una diferencia de al menos 10 metros (el doble de la longitud del coche). Esto es algo muy complicado de conseguir últimamente, en donde “la máxima” se dirige a circuitos plagados de curvas de 90º y en donde las rectas largas son de escasez, o no lo suficientemente extensas como para promover los adelantamientos, alejándose de históricos trazados como son el colosal de Nurburgring Nordschleife de 22,8 km, o Imola, Magny-Cours e Indianápolis (entre otros), los cuales además de presentar gran cantidad de curvones rápidos, tienen rectas prolongadas que hacen al espectáculo.

Estos Grandes Premios, han suplidos hoy en día por circuitos de origen callejero, como son Valencia y Singapur, o proyectos a futuro como el GP de Nueva Jersey que se llevaría a partir de 2014. Estas son carreras que cuentan con gran respaldo financiero y comercial, que llevan a la Fórmula 1 a lugares impensados para ver filas indias de coches, valorizando más la FIA (Federación Internacional del Automóvil) el marketing generado por particularidades como son las carreras nocturnas, que el suspenso que los espectadores de este deporte demandan.



Acerca de esta problemática, decía Orlando Ríos, periodista argentino, hace un año para la Revista One: “Las carreras de Fórmula 1 son como las partidas de ajedrez, sólo las disfrutan aquellos que conocen mucho del tema y que encuentran interés en su propio trabajo mental”. Tal vez, esta sea la razón por la cual algunas personas ven al automovilismo como objeto de aburrimiento.

Otra razón, es que la categoría está en busca de ser más ecológica, por lo que, buscando menos contamincación y abaratar costos, prohíbe los desarrollos significativos en el túnel de viento y las sesiones de prácticas libres en jornadas de no competencia. Estos, son el arma fundamental de los equipos de hoy en día para sus evoluciones. Por lo tanto, el impedimento de su uso retrasa los avances de los monoplazas y las escuderías no poseen suficientes herramientas para idear mejoras destinadas a contrarrestar estos problemas.

La Fórmula 1 de este siglo no permite las sesiones de entrenamientos libres, ¿qué tanto incide esto? Es notorio que cuanto un piloto más practica con un coche en un circuito, se sentirá más confiado con el trazado, por lo cual (al conocer sus límites), puede arriesgar más en cada vuelta. Sin embargo, las prácticas excesivas le restan entusiasmo al deporte, debido a que al conocer a la perfección los límites del trazado, los conductores no tienden a cometer errores, haciendo la carrera monótona. Además, las prácticas generan en los corredores un conocimiento más completo del monoplaza, que les permite un mejor desempeño. Esto toma gran relevancia, ya que los conductores (desde las últimas temporadas), pueden configurar la altura y la flexibilidad de los alerones delanteros y traseros del coche desede su cockpit (monocasco), por medio de botones en cuestión de segundos.

La máxima categoría de automovilismo a nivel mundial ha intentado revertir esta situación en la última década. ¿De qué forma? Implementando ciertos cambios, como por ejemplo:

1) Cambiando de neumáticos con ranuras a otros slicks (lisos). Esto se realizó en 2009, debido a que las cubiertas lisas poseen más agarre, por lo que generan una mayor estabilidad y otorgan más confianza a los pilotos al momento de adelantar.

2) Eliminando las protuberancias en los laterales de los monoplazas. Esto también se llevó a cabo en 2009, generando que los equipos, al no tener la disponibilidad de desarrollar este aspecto, quedarán en más igualdad de condiciones, lo que le cede mayor relevancia a la habilidad de los conductores. También quita estabilidad, conduce al error y genera más competitividad.

3) Extrayendo las ayudas electrónicas a los pilotos. Esto hace referencia a que los conductores tenían un dispositivo que controlaba la velocidad punta de estos al momento de llegar a una curva, con el objetivo que tuvieran suficiente radio como para girar. Como la anterior, esta medida incita a los errores y cede más relevancia al manejo de los pilotos.

Además, aparecieron otras ideas que nunca se llegaron a experimentar, como el uso de los CDG Wing (otro modelo de ala trasera), la cual se propuso propuso para el 2006.



Para este año, la Fórmula 1 reincorporó el uso del KERS, elemento que tuvo un fugaz paso por “la máxima” hace dos años atrás y que a partir del 2011 su uso es permitido. Esta es una herramienta en la que se ve una posible solución, debido a que es un sistema de recuperación de energía (algo a lo que vulgarmente le atribuiríamos el nombre de “turbo”), que tiene como objetivo recuperar la energía que normalmente estos vehículos suelen desechar al frenar y almacenarla para poder una vez por vuelta utilizarla positivamente, produciendo un “plus” (en su velocidad tanto de aceleración como final) por aproximadamente 6 segundos.

Por otra parte, la FIA prevé también la utilización de los motores turbo para la temporada del 2014 como otra medida de generar adelantamientos y descender los costos, sin embargo esta medida no está confirmada, ya que los estos motores poseen un sonido muy distinto al de los coches actuales de esta categoría y su costo sería mucho más elevado que los V8 actuales.

Concluyendo, este es un problema que le ha restado popularidad a esta disciplina, y son apreciables los esfuerzos realizados por Bernie Ecclestone (mandamás de la Fórmula 1) para solucionarlo, pero todavía hay muchos más cambios por hacer. Desde mi punto de vista, la solución sería agregarle más radios de giro a las curvas, generando así desniveles que conduzcan a sobrepasos tales como vemos en los famosos óvalos pertenecientes a la IndyCar Series o al NASCAR (categorías estadounidenses), o mismo en las pistas destinadas a actividades olímpicas como el ciclismo, por ejemplo (dado que en las disciplinas mencionadas los adelantamientos son muy comunes y factibles).


¿Qué te pareció la columna? Deja tu comentario aquí